16 lecciones de la pandemia COVID-19 hasta hoy

Nuestra anterior pandemia fue en el 2009-2010 con el virus Influenza. Aprendimos y olvidamos muchas cosas en 11 años. En esta pandemia actual por Coronavirus, un virus altamente contagioso y más mortal, también estamos aprendiendo nuevas cosas. He aquí una recopilación de lo que pienso han sido lecciones políticas, sociales, y personales, de la pandemia COVID-19 hacia la humanidad:

1.“Depender estrictamente de otras naciones puede causar retrasos en brindar una respuesta adecuada”

La pandemia del nuevo Coronavirus inicio en Wuhan, China a inicios de diciembre de 2019. En un principio, el país asiático ignoró las advertencias sobre la enfermedad de parte de un médico, quien terminó falleciendo días más tarde. También, no logró advertir adecuadamente de la epidemia a otras naciones, y por ende el virus se dispersó rápidamente por el mundo. Actualmente se pone en duda el número real de casos y muertes provocadas por COVID-19 en China, ya que el número en otros países como Italia y Estados Unidos han variado drásticamente.

En este mismo aspecto, hemos visto como kits de diagnóstico desarrollados en China han fallado en España o como varios insumos críticos (mascarillas, etc.) fabricados en China han sufrido retrasos en su distribución a diferentes naciones. Lo conveniente sería estar preparados a futuro para estas situaciones y, si es posible, contar con fábricas nacionales de estos insumos.

2. “Salud pública vs. Economía, se deben tomar decisiones difíciles en momentos oportunos”

Es imperativo tomar las decisiones correctas en momentos oportunos, pero ¿cuál es la decisión correcta y cuándo debería ser tomada? Muchos estados han esperado hasta que el aumento de casos sea tan evidente para decidir sobre una cuarentena regional, nacional, bloqueo de vuelos, suspensión de la educación presencial y trabajos.

Estas decisiones se deben tomar en base a evidencia científica, pero la experiencia en este tipo de epidemias y la comunicación internacional son las piezas claves para saber qué y cuándo decidir. Estados como Taiwán, Singapur, Hong Kong y Corea del Sur han sabido tomar decisiones rápidas, pero la experiencia de la región en epidemias es mucho más alta que en otras regiones como América y Europa. Además, la comunicación inadecuada de parte de China evitó tomar medidas de prevención oportunas en la mayor parte del mundo.

Solo queda analizar y estudiar la amplitud que tienen este tipo de epidemias, para que en un futuro se tomen medidas adecuadas que protejan principalmente la salud pública y a su vez se preserve la economía en cada país.

3. “La calidad es importante, pero no debe estar por encima del bienestar de la población. Las regulaciones estrictas también tienen su efecto negativo”

La pandemia salió a relucir las fallas en la respuesta oportuna del gobierno de Estados Unidos (EE.UU.). La detección inicial del virus fue lenta, restringida, y hubo fallas en el desarrollo de kits. En comparación con Corea del Sur que hizo una detección masiva del virus en su población, muchos otros estados no lo hicieron. Por otro lado, ciertas regulaciones de parte de la FDA (agencia regulatoria en EE.UU.), provocaron la demora en la detección inicial del virus, ya que la agencia realiza un escrutinio estricto en la calidad de las pruebas.

Ahora bien, el análisis de la calidad es imperativo para muchos procesos dentro de un laboratorio, pero también debe facilitar la respuesta rápida a una epidemia. Por ende, lo más lógico, en el caso de EE.UU, hubiera sido aceptar el uso de kits recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y así responder a las necesidades de la salud pública estadounidense. A medida que un estado detecta a los pacientes infectados, se puede emplear medidas de contención y mitigación en su población oportunamente.

4. “La ciencia es clara, los gobiernos deben invertir en ella y no voltear la cara hacia otro lado”

Anteriormente, investigaciones en China (principios) ya habían advertido de una posible pandemia por Coronavirus provenientes de murciélagos. Otras investigaciones y declaraciones también han destacado la importancia de legislaciones sobre epidemiología de los virus emergentes y prevención de epidemias. Desafortunadamente estos resultados han sido ignorados constantemente y a pesar de haber tenido la anterior pandemia (Influenza H1N1/09) hace solo 11 años, no se han elaborado mecanismos de prevención y contención estrictos y eficientes que ayuden con el control de estos virus respiratorios.

Personalmente, en mi investigación de licenciatura (2017) destaqué la importancia de tener un centro de vigilancia completo de virus respiratorios en la región de Veraguas, Panamá. A pesar de que son necesarias más investigaciones al respecto, hubiera sido una ventaja en la contención del virus en la región central del país hoy día. Por ende, es importante escuchar la voz de científicos nacionales e internacionales y tomarlos en consideración a la hora de legislar en beneficio de la población. De igual forma es necesaria más inversión en la ciencia a nivel mundial.

5. “La población depende del sistema de salud administrado por los gobiernos y los gobiernos del comportamiento social de su población”

Parece sentido común y sí, lo es. La sociedad depende profundamente de la capacidad de su sistema de salud en estas situaciones. El sistema de salud debe ser capaz de detectar oportunamente el virus y debe ser capaz de tener suficientes espacios para pacientes infectados con necesidades de hospitalización y cuidados intensivos. Pero no solo la población depende del sistema de salud, también de las decisiones de sus gobiernos. El gobierno debe ser capaz de tomar decisiones oportunas como bloqueo de vuelos internacionales, suspensión de trabajos y educación. Además, de recomendar y/o implementar medidas que contribuyan al bienestar de la población y que a su vez prevengan la dispersión del virus.

Del mismo modo, el gobierno depende de su población. La sociedad debe seguir todas las medidas de prevención y contención empleadas por los gobiernos, pero también el gobierno es responsable de educar a su población con respecto a situaciones de pandemias y epidemias, lo cual contribuye enormemente en la respuesta adecuada de la población a las medidas implementadas, y que resultará eventualmente en el bloqueo de la transmisión del virus y la disminución de casos.

6. “Las medidas preventivas como lavarse las manos, contener el saludo físico, y usar una mascarilla, salvan cientos de vidas”

El lavado de manos y el uso de mascarillas es efectivo para prevenir la transmisión del virus.

Todos nos lavamos las manos cuando están sucias, pero durante una epidemia hay que hacerlo muy seguido. Hemos aprendido que hacerlo y contener el saludo físico previene en la transmisión y contagio de un virus. También es importante el uso de las mascarillas. Muchos gobiernos recomendaron a su población a no usarlas inicialmente para evitar el desabastecimiento, ya que personas de alto riesgo, como el personal de salud, las necesitan con urgencia. Recientemente se ha demostrado lo contrario. Las mascarillas son una barrera importante para los virus respiratorios, ya sea si tengas síntomas o no.

Un pensamiento personal y lógico sería “Vale más estar protegido con algo, que no estarlo con nada” ¿cierto? Pues la ciencia lo ha demostrado. Cabe destacar que estas medidas son eficaces tanto para este nuevo Coronavirus, como para los demás virus respiratorios como Influenza y Virus Sincitial Respiratorio.

7. “El pánico social es una respuesta natural de la población a una situación desconocida, pero no es necesario”

Todos fuimos testigos de vídeos e imágenes sobre personas desabasteciendo insumos en supermercados, curiosamente muchos optaron por papel higiénico. En mi opinión es una respuesta natural de la población a un futuro desconcertante y que debería estar en las manos de los gobiernos educar a la población a cómo responder a este tipo de situaciones. En definitiva, el pánico social no es necesario. Una pandemia no es el aviso de un ataque nuclear y que todos nos iremos a un búnker por tiempo indefinido. Muchos gobiernos establecieron cuarentenas con regulaciones estrictas y reguladas, lo que permite a las personas salir a comprar los víveres necesarios para sus familias en el tiempo y la cantidad adecuados.

8. “El sistema de trabajo y de la educación está desactualizado. Existen trabajos y reuniones que pueden hacerse de casa, así como también clases para los estudiantes. La tecnología está aquí, usémosla”

Sabemos que miles de trabajadores están laborando desde sus casas y tienen reuniones con sus jefes y compañeros sin ninguna limitación. De seguro muchas empresas ya implementaron anteriormente este sistema, pero es algo que personalmente consideraría necesario. Se podría estar más tiempo con la familia y tomarse el tiempo de trabajar eficazmente desde el mismo lugar.

También muchos creen que hay reuniones innecesarias en determinados ambientes de trabajo. Es muy simple usar una plataforma como Skype, presentar detalles importantes y tener una discusión tan efectiva como si fuera presencial. Además, soy testigo de las ventajas de la educación a distancia y a través de Skype. Es muy práctico. Hay clases que deben ser estrictamente presenciales, pero el uso de la tecnología es tan efectivo que probablemente en el futuro gran parte podrán ser llevadas a distancia.

9. “La innovación es la clave en momentos críticos”

No solo la tecnología y la era digital ha facilitado las clases y el trabajo durante la pandemia. También hemos visto como ciertos países han innovado implementando sistemas que ayudan en el control y contención del brote. Por ejemplo, el uso de las cámaras de vigilancia y los teléfonos móviles para el rastreo de personas infectadas. En Corea del Sur, se utilizó un sistema analítico a base de inteligencia artificial, que le permitió el control de los brotes rápidamente. Además, otros países implementaron el uso de pruebas de auto-servicio en donde se recolectaban las muestras a personas directamente en sus automóviles.

Otra novedad en Corea del Sur fue el uso de una aplicación móvil que le permitía a toda la población ver quién y dónde se encontraba alguien positivo para COVID-19, y por ende podrías evitar el contacto social con esa persona. De igual forma, en Panamá, sistemas como “Rosa” han sido muy eficaces para la detección temprana de pacientes posiblemente infectados, y en Colombia también se han diseñado ventiladores mecánicos de bajo costo.

10. “Las vacunas son necesarias, lo que vemos hoy es lo que sería un mundo sin vacunas”

Con el auge de los llamados “antivacunas”, personas y padres que no quieren vacunar a los niños, creo que ellos y todos hemos experimentado lo que sería vivir sin una vacuna para un patógeno (microorganismo causante de una enfermedad para el ser humano). Al ser un nuevo virus, no contamos con una vacuna, y el desarrollo de una pueda tomar hasta un año. Este tiempo es necesario para que la vacuna logre cumplir con ciertos criterios de calidad y de buenas prácticas clínicas para su uso en las personas.

11. “Amamos las rutinas y debemos valorar más a la familia, abuelos y amigos”

No sé si seré el único, pero me di cuenta de que mi rutina diaria me gustaba. Todos tenemos rutinas diferentes, pero cuesta cambiarlas. Me costó adaptarme a no hacer ninguna de mis actividades diarias y simplemente estar en casa. Por otro lado, la cuarentena nos ha permitido pasar más tiempo con la familia y seres queridos que viven con nosotros. Sin embargo, muchos planes personales han sido cancelados y las personas han tenido que adaptarse a convivir más de lo usual. Los padres pasan más tiempo con sus hijos y viceversa. También la tecnología ha sido esencial para mantener las interacciones sociales con amistades y familiares. En parte el uso de redes sociales y las videollamadas están cumpliendo su función al máximo.

Así como muchos han tenido la oportunidad de convivir con familiares, otros no lo han hecho. El virus ha sido letal para los adultos mayores. Por ende, valorar a la familia en general, a pesar de que suena lógico, es imprescindible a todo momento, ya que muchas familias ahora sufren por la pérdida de un miembro por parte de una terrible enfermedad como COVID-19. Y a su vez, muchas de estas familias tan siquiera han tenido la oportunidad de dar un despido adecuado a sus fallecidos.

12. “Hay que mantenernos saludables, física y mentalmente”

Sin poder ir a gimnasios, todavía es primordial mantener nuestra salud física. Comer saludablemente y hacer ejercicios diariamente. Hay muchos vídeos en línea de entrenamientos y también los propios gimnasios han compartidos rutinas de ejercicios que se pueden realizar en casa durante esta cuarentena. Además de la salud física, debemos mantener nuestra salud mental. Muchas personas están lidiando con situaciones que no realizaban anteriormente durante la mayor parte de su tiempo diario: padres cuidando a sus hijos, hijos cuidando a padres mayores, jóvenes tratando de estudiar, entre otros. El estrés es consecutivo y puede traer grandes problemas para la salud tan graves como lo es COVID-19.

Lo importante es buscar una manera de distraerse y mantener la salud mental al mismo tiempo. En mi caso, ya establecí mi rutina diaria, tengo videollamadas con mis familiares, hago ejercicios y tomo tiempo para descansar mentalmente. Hago una caminata dentro o fuera de la casa, una vuelta en la ciudad en auto, veo una serie/película o escucho música. Además, compartir mis experiencias a través de este blog también me ha ayudado.

13. “Que el pánico social y las medidas de prevención no nos quiten nuestra humanidad”

Al estar pendiente de las noticias de mi país, Panamá, he visto muy buenas acciones humanas entre la sociedad que merecen ser resaltadas. Todos hemos leído o escuchado de varios cruceros que lastimosamente sufrieron de casos de infecciones a bordo y con urgencia pedían desembarcar en ciertos puertos. Recientemente al crucero Zaandam se le fue negado el desembarco en dos países sudamericanos, pero nuestro país le permitió el tránsito a través del Canal de Panamá, para que cuando lleguen a Estados Unidos, los pasajeros a bordo sean atendidos allá. Este bloqueo, es comprensible, ya que las naciones tratan de evitar más infecciones a su población, así como el uso de camas de hospitalización que tal vez lleguen a necesitar sus nacionales. Además, otras buenas acciones para destacar son los vuelos humanitarios en diferentes lugares del mundo hacia los países o regiones de donde provienen personas que quedaron varados en el extranjero.

14. “Cuando insumos médicos o la comida escasean, las personas y empresas nacionales pueden auxiliar eficazmente”

En Estados Unidos y otros países, muchas empresas han cambiado la fabricación de sus productos principales (uniformes, licor o cervezas) para concentrarse en la fabricación de insumos necesarios de urgencia como geles alcoholadas, ventiladores respiratorios, mascarillas y otros equipos de protección personal (EPP). También hemos visto como personas han donado dinero para combatir el virus, otras han donado kits para su detección, y otras han donado comida para su comunidad.

15. “El medio ambiente se recupera y la naturaleza sale a saludarnos”

Debido a la cuarentena en diversas regiones del mundo, las emisiones al ambiente de gases de efecto invernadero han disminuido, la capa de ozono se está recuperando, el aire se ha vuelto más claro y menos nocivo en ciertas regiones y el agua vuelve a ciertos ríos. Sin duda, la pandemia ha tenido un efecto en el medio ambiente que seguiremos viendo en los próximos meses. Asimismo, múltiples noticias han salido a la luz de animales que han tomado las calles de diversos pueblos y ciudades, aprovechando la cuarentena en la que los seres humanos estamos, para pasear por el resto del territorio que no han podido explorar anteriormente por nuestra constante presencia.

16. “El personal de salud y de seguridad es invaluable”

El personal de salud en general ha tenido que enfrentar con puño y espada al SARS-CoV-2 (el virus) y a COVID-19 (la enfermedad). Desde el contacto constante con pacientes infectados hasta la manipulación de muestras para su detección. El esfuerzo imparable que le han dedicado a su labor ha sido heroica y ejemplar, lo que ha salvado cientos de miles de vidas en todo el mundo.

También es de destacar la labor del personal de seguridad (policía nacional, etc.). Ellos han tenido que mantener el orden en la población, quienes a su vez exponen sus vidas y las de sus familias. Lastimosamente también muchos de ellos han perdido la batalla en esta pandemia, por lo cual sus profesiones son para mí, de carácter invaluable, ya que sus vidas están en riesgo constantemente. Algo que debería verse reflejado en la valorización de sus trabajos.

Necesitábamos una pandemia que nos uniera a todos

Aparashakti Khurana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s